Horizontes Humanos


Ir al Contenido

Poesía de Erika Marín

Rincón del poeta




Los creadores de fantasías


Mi mundo y mis mariposas rotas
Mis padres de ambos lados del infierno,
Mis planes para conquistar al mundo, todo se acaba con los agujeros negros.

Hasta mis lágrimas ingrávidas. Sobrevuelan la nada y se derraman en direcciones opuestas a la correcta. Aun cuando los pasos se rebelan ante los pies y los dedos se hacen esclavos de la voluntad de otros, que nunca fueron los mismos otros; a los que tanto adorábamos, a los que tanto temíamos.

Esa noche yo tenía soles bajo la almohada y algunas cosas que hacer,
Esa noche mis pechos también tenían un asunto pendiente, que mucho o nada tenía que ver con tu sexo y tus virtudes heroicas y mesiánicas, que tanto reprimes.

El mundo circundante era el atardecer que proyectaba las llamas de este infierno y alcanzaba las puntas extremas del cielo,
Y el humo apenas se dilataba despacio, como tus mañosas ganas de forzarme a nacer de nuevo. Esta vez no como un diablo del amor,esta vez como algo innombrable, porque los dioses del Olimpo aun no han puesto letras tu abecedario para apelarme, para adjetivarme y conjugarme en los verbos escasos que se someten, a la hora de tenerme en frente.

Más parecías parte de la noche, que espectador del recital de estrellas fugaces, que no permitían certidumbre alguna del destino próximo, lo que respectaba al cierre de mi abrigo, de mi misma piel, aquella que endurece y se evapora con el aire de tu boca. Al hacerse fuego que incinera infiernos.

Esa tarde en la mitad de la noche, poco antes del amanecer del medio día, en una hora imperfecta, en la persistencia de la memoria,
Una aguja señalo algún norte, que pareció ser el polo sur de tu anatomía,donde me dirigí varias veces buscando la otra parte de mi alma, por no llamarla conexiones nerviosas mal instaladas en la galaxia cósmica de mi estupidez,

Esa brújula efímera, con ramificaciones blandas,que se inmolaron al pronunciar cualquier silaba de la ubicación de tu misterio en tu geografía, rocosa y cálida merecedora de un martes,

Se hizo ceniza indigna barrida por las alas de los ángeles, de los mártires del tiempo, de los minutos que laten al ritmo de los paros cardiacos de quienes murieron a la mitad de un orgasmo.

Y yo mientras tanto en mi suelo deargón, procuro llamarte en un susurro que le lanzo al dios del viento, para que no pueda dirigirse cediciosamente a otra parte, apenas empiezo a entender el secreto de tu existencia, tan próxima y descarada y al mismo tiempo indomable,..
como tu musa y el resumen de todas tus tentaciones, apenas me muestro y apenas me escondo,para que no descubras que mi único misterio lo has sabido desde siempre

Me muero despacio, dormida en tu pulso, bailando en tus venas abiertas que unidas a las estaciones peligrosas que algún día nos albergaron, se aglomeran y fraccionan nuevamente el universo, para que intente de nuevo expandirse y jugar a la creación. Que una vez nos falló, porque nos inventó.



Contacto: eralmaza@hotmail.com








AnteriorPlaySiguiente

Página de inicio | Simposios: memorias | Intereses explorativos | Convocatorias | Historia | Publicaciones | Foros de Ética | Rincón del poeta | Revista Horizontes Humanos | Páginas de interés y videos | Contáctenos | Mapa del Sitio


Sub-Menú:


Regresar al contenido | Regresar al menú principal

comprar y vendar