Horizontes Humanos


Ir al Contenido

Lingüísticos

Intereses explorativos

Nuestras lenguas vernáculas van desaparecienco, los dialectos son reemplazados por una masijos de ceros y unos.


La escritura


“La escritura es ese lugar neutro, compuesto, oblicuo, el blanco y negro
en donde acaba por perderse toda identidad, comenzando por la propia
identidad del cuerpo que escribe". Roland Barthes



Barthes como Derrida coinciden en que la escritura es una suerte de traición, un abandono del individuo, un dejar de ser auténtico, pese a que en ella misma se busca la identidad para lo cual se requiere un dejar de ser lo que es para convertirse en otro que es el texto escrito. Si esto sucede con esta forma, en apariencia, elevada de comunicarnos ¿Qué podemos esperar de las más antiguas, como el habla y los gestos?lenguaje es sin lugar a dudas el mecanismo o el instrumento, quizás el único conocido, para la comunicación entre los seres vivientes; en el caso particular que le corresponde al hombre, ese lenguaje es hablado -entiéndase, cualquier sonido-, escrito -analícese todo símbolo, semiótica-, o gestual -piénsese en todo movimiento-, también se clasifica en fonético, kinésico, proxémico, icónico o pictográfico. Con cualquiera de estas formas lingüísticas los seres humanos -no descartar las maquinas- se anuncian ante el otro. La filosofía analítica, movimiento surgido en el siglo XX, que se ha adentrado en este campo, nos indica que el objeto de su actividad es resolver los problemas filosóficos, los cuales, afirma, se originan en la confusión lingüística.complejo es que no siempre se dispone de tiempo o siquiera de ánimos para adelantar ese análisis y, por supuesto, no todas las personas poseen intereses en comprender la filosofía analítica para enfrentarse con mayores argumentos a las diversas significaciones que se presentan en una conversación normal.


mirada

Una de las preocupaciones del filósofo austriaco Wittgenstein fue el lenguaje. “Lo que puede ser dicho, puede ser dicho con toda claridad, y sobre lo que no se puede hablar se debe guardar silencio”. Esto que es discutible apunta a reducir los problemas frente a las expresiones que no traen consigo suficiente luminosidad.
Asimismo, argumentó que la función de la filoía sería, desde este punto de vista, la de indicar lo que no puede ser dicho, presentándonos exclusivamente lo que puede decirse.Visto así, se reduciría a ser una especie de panacea o un camino a dogma, ya que describiría lo que es digno de expresarse y desecharía lo demás, esto sin saberse con alguna exactitud qué es lo por abandonar. Aunque es claro que se refiere a la significación del lenguaje y, ante todo, sobre expresiones del orden metafísico.el libro lógico-philosphicus, describe que si las proposiciones genuinas dicen solamente cómo son las cosas. Ello no indica que podamos saber cómo han de ser las cosas, es decir, no expresan necesidad en el mundo, y por lo tanto ni siquiera sabremos si las estrellas brillarán mañana. Nadie puede someter los acontecimientos del mundo a su voluntad, frente a ello hay una impotencia, un límite infranqueable. Para oponer a lo anterior, no podemos olvidar que los discursos prefabricados, las normas del poder o las categorías de la justicia sí pretenden someter los acontecimientos de los hombres, aspecto que en sí y de por sí es conflictivo.


Página de inicio | Simposios: memorias | Intereses explorativos | Convocatorias | Historia | Publicaciones | Foros de Ética | Rincón del poeta | Revista Horizontes Humanos | Páginas de interés y videos | Contáctenos | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal

comprar y vendar