Horizontes Humanos


Ir al Contenido

Emergentes

Intereses explorativos

¿Que nos emerge?

y pecar ¿Y la conciencia histórica?

Cuenta la historia o un recorte de la misma, que al final de la primer década del siglo XXI, en Manizales, una excéntrica ciudad de Colombia, en una tarde de brumas, de gris basalto, unos profesores y estudiantes se debatían por el pensamiento, hegemonías, historia, memoria, alternativas y futuro en América Latina; mientras ciertos presidentes del continente se preocupaban por ser reelegidos ?cual semejanza de los dioses?, así fuese avivando guerras y feriando promesas, al cabo que sus gentes morían asesinadas, de hambre, cuando no de tedio. De las palabrerías de los presidentes los diarios se llenaron y las gentes se hastiaron, pero de la turbadora clase sólo quedan unas líneas que la memoria no dejó olvidar.profesores Hugo Zemelman, cóndor de la sabiduría; Estela Quintar, condesa de la provocación; se acompañaban de los doctorandos Luz Elena García, mujer del viento; Olga García, dama de la espera; Martha Cardona, fémina de la insistencia; Mónica Londoño, ninfa de la esperanza; Juan de Dios Gallego, caballero de las claves; Germán Guarín, profeta de la resistencia y Miguel González, Quijote de la sospecha,este arrebatado grupo rondaba por unas discusiones vitales, viscerales y hasta venales.
¯A veces, uno no sabe qué es más tentador en este doctorado que venimos realizando, sí las provocaciones del Ipecal o los deseos de pecar ¯explicó Juan de Dios, mientras detallaba, con cierta gracia, el caminar de una mujer que transitaba por la acera opuesta domeñando miradas.
¯Vayamos por partes ¯dijo el maestro Zemelman, luego se giró con cierta soltura para mirar un paisaje de pieles femeninas desfilando al otro lado de la calle¯, la matriz epistémica del doctorado está compuesta por sujeto, subjetividad, historicidad, potencia, experiencia, realidad y dialéctica como articulación.
¯Bueno ¯intervino Martha con movimientos de danzabáquica¯ ¿Qué hacer con los dispositivos didácticos de didactobiografía, problematización y escucha? Me ocupa el lugar de la escucha y los cuerpos insensibles.
¯Verás no se puede perder de vista la matriz didáctica que la tamiza el vínculo, la comunicación, la producción, el proceso,el parámetro y el deseo; ahora en cuanto a la didactobiografía, les puedo aclarar que es el dispositivo para activar la afectación y el problema de investigación ¯anunció Estela Quintar con ruidos del sur y voz de guitarra
Cuando Estela habló del deseo, la imaginación de los asistentes no pudo contenerse, al fin de cuentas, en la erótica de la enseñanza surge el Kamasutra con sus didácticas que un sujeto autónomo y consciente de la experiencia sabrá disfrutar. En ese momento, se escuchaban los acordes de la canción ôle d'animal, quizás provenía de algún francés extraviado que cerca al lugar descansaba la soledad de su continente y los efectos detonantes de abandonar la conciencia histórica.
¯Tampoco podemos olvidar ¯manifestó Mónica con ecos cafeteros y gestos infieles¯, que la matriz pedagógica responde al sistema de creencias, a las prácticas sociales y políticas, a la representación y a los imaginarios; aunque todo aquí está en construcción y movimiento, por lo tanto, cualquiera puede apostarle a otras categorías.
¯Lo dicho hasta aquí no es menor, por fortuna, venimos avanzando en la matriz metodológicaDesde los métodos se debe dar cuenta del presente, de la relación de conocimiento, de la afectación en sentido y significado, de la interpretación y de la resignificación. El dar cuenta del método en la construcción de conocimiento no puede ser abandonado por ningún científico de las ciencias sociales. ¯insistió Zemelman, mientras se acariciaba sus cabellos de plata.mira lo que Hugo ha hecho con su cabello, tanta lucidez para hablar le hace recordar el libro que ella escribiera titulado “La didáctica como puente para la vida”, pero ella regresa a sus asados en la Argentina, a los vinos malbec y a sus tiempos de niña, quien creyera que esa juguetona muchacha fuese a gestar una propuesta para América como es la didáctica no parametral. Estando en sus pensamientos, una voz aguda la trajo de sus evocaciones
¯Para mí,la didáctica no parametral tiene una variante y es la que propongo con la didáctica formativa, entre muchas cosas, allí me preguntó ¿Por qué después de la II guerra mundial las grandes crisis las denominamos como holocaustos o hecatombes? ¯interpuso Germán Guarín dueño de una constelación discursiva sin umbrales.vez los pensamientos del grupo se mezclaron con los aromas de las flores y la irritada composición wall de Pink Floyd que ahora provenía del ipod de un campesino progresista. Sí, era cierto, por esa época el presidente de Colombia Álvaro Uribe aspiraba a su tercera reelección, sustentado en que aceptaría un período más de presentarse una hecatombe y, claro, en América Latina, lo único permanente habían sido las hecatombes cimentadas en gobiernos corruptos y mandatarios violentadores de las constituciones; mientras la educación se seguía comprendiendo en el entorno de los ladrillos, una curiosa circularidad de estar en el continente se imponía sin cortapisas.
¯He venido pensando en todo lo dicho y me agrada ver que este círculo, en nada se parece a los primeros celebrados que terminaban siendo unos confesionarios, cuando no, unos ejercicios psicoanalíticos¯indicó Miguel con su boina atravesada.
¯Vea joven ¯Aclaró Estela Quintar forzando las evidencias de que jóvenes era un eufemismo para referirse a los integrantes del grupo¯, los círculos de reflexión son los espacios para poner en acción las didactobiografías o relatos de vida que no pueden bastarse con la versión morfológica de la realidad, deben aperturar y problematizarse, hay que dejar de estar viéndose el ombligo; por ello se pide una escucha inteligente para que de las diferentes resonancias se hagan unas versiones mejoradas de las didactobiografías en complejidad creciente.
¯Esto me agrada bastante,como hemos venido hablando, hay que revisar ese enciclopedismo que nos dificulta relatar las experiencias vitales; lo cierto es que en las didactos deben estar los síntomas, las afectaciones, los conceptos ordenadores, la experiencia, las categorías, la problematización y las resonancias para encontrar las marcas vitales de experiencia ¯expuso Luz Elena García que aún se sentía en sus recorridos por Ciudad perdida.tener normas, aunque si imponerlas; ser el caos, pero exigir el cosmos; recurrir a la guerra, mientras se exigen acciones de paz; saber mucho de los demás, pero poco de sí; luchar por la autonomía, al cabo que se ejerce soberanía; despreciar la teoría y destrozar la experiencia constituían formas de oposición que debían superarse para comprender que el cuerpo desde preceptos religiosos e incluso científicos había sido escindido ¿Cómo abordar esta dinámica de desmembración? Quizás Cavafis en su poema “Esperando a los bárbaros”mucho nos sugiere; la respuesta no habitaba en esos momentos en la dialéctica de Martha; por ello recogió su escucha al grupo.
¯Verás que para comprender la afectación hay que vivir un remolino ¯reconvino Olga que llevaba días buscando las tiendas que los supermercados hicieron desaparecer.fue el nuevo nombre que esta mujer le dio al espiral que aparecía dibujado en un tablero esquinero. La canción cambalache de Discepolo vio el remolino del siglo XX y tal vez el de los siguientes “resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador. ¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor!”.
¯Ni más ni menos, la colonialidad, el sujeto alienado, el lenguaje, las alternativas políticas, la educación mostrenca, la crítica en la colocación del sujeto en un preguntar por la subalternidad; así como la globalización, el poder, las violencias, las posturas ético-políticas en unas lógicas de poder y la construcción de la experiencia es el resumen de lo que hemos movilizado en los módulos de este doctorado en conocimiento y cultura latinoamericana ¯recordó Juan de Dios que decía tener los ojos despistemologizados.
¯Frente a lo expuesto, para que la conciencia histórica no se torne histérica, y este siglo cuya categoría por explorar es cambalache no nos destroce, y dentro de una pedagogía hospitalaria, entonces, ¿Cuándo me gradúo? Preguntó Miguel con una mirada perdida, le interesaba ahondar en la sospecha y observar en su interior para reconocer la esperanza en el vacío.
¯De lo que conozco sobre el presente potencial que es poco, si puedo adelantarle que se tardarán sus titulaciones ¯repuso Germán Guarín con cierta ironía, mientras miraba con sonrisa franciscana a Estela Quintar¯, porque hasta donde sé usted ni siquiera ha superado el propedéutico.risas generales se apoderaron de profesores y estudiantes. Miguel dio la espalda con innegable preocupación. En todos, una frase quedó pendiente: hay dos maneras de nacer, la segunda, es volverse eterno para alguien.
Por suerte de gracia, cuando despertó ¯no el dinosaurio de Monterroso¯,sino el soñador, y como traída de la historia estética de los griegos, estaba frente a la cama una mujer que le haría olvidar un rato los diálogos del Ipecal para poder pecar con una ninfa deshistorizada, desproblematizada, pero, por fortuna, sensibilizada para los goces de la vida. Al fondo de la habitación se veía una réplica de primavera, pintada por Botichelli.las veladas amorosas y ardorosas entre los profesores en almohadas de plumas, así como de los gritos lujuriosos de los estudiantes en sus esquineros ratos de pecado, la historia aún no ha dado cuenta, veremos si los sueños del soñador, que no se ocupan de remilgos éticos, los evocan.

Autor. Miguel Alberto González González


AnteriorPlaySiguiente

Página de inicio | Simposios: memorias | Intereses explorativos | Convocatorias | Historia | Publicaciones | Foros de Ética | Rincón del poeta | Revista Horizontes Humanos | Páginas de interés y videos | Contáctenos | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal

comprar y vendar