Horizontes Humanos


Ir al Contenido

Educativos

Intereses explorativos

Las deudas de la educación no son menores para con Latinoamérica.


La derrota

“El hombre puede ser destruido, pero no derrotado”.
Ernest Hemingway.


La caída del hombre se encuentra en las cosmogonías, donde siempre salieron airosos los dioses, lo cual es verificable en muchos textos sagrados o en aquellos menos ampulosos o pretensiosos. El desalojo de Adán del paraíso, la condena de Prometeo por entregarles el fuego a los hombres o la epidemia de los hombres de Tenui en Yuruparí nos confirman que hemos sido prescritos para la caída, para la destrucción, pero no para la derrota, pues siempre, aún en las condiciones más infames, nos hemos sabido levantar.aspectos que configuran a un docente contemporáneo y su destinación están en constante construcción, en un mundo sin aparente norte, y en el cual el sur no ha tomado posición, donde lo sólido, en palabras de Bauman: “se está derritiendo para dar paso a lo informe, a lo líquido”. Aquí, por fortuna, el docente podrá demolerse, pero jamás derrotarse.una mirada al presente potencial en la educación contemporánea; en una época de cifras y siglas, en versión de Foucault, es una demanda intelectual en permanente ejecución de trayecto-proyecto-eyecto. Sabiéndose que los cambios en la educación dependen de lo que los profesores hacen y piensan, algo tan simple y tan complejo a la vez. Una clásica afirmación anglosajona sentencia“What you want in state you must put in school”“Lo que quieras en el Estado debes ponerlo en la escuela”. Premodernidad-modernidad-posmodernidad son categorías cronológicas-históricas-ahistóricas que requieren ser encaradas en sus agujeros negros, pero también en sus constelaciones iluminadas.
Lasdificultades comunes en la educación del primer, segundo y tercer mundo se encuentran en la dificultad de enseñar el humanismo. Un profesor competente, logra enseñar cómo manejar máquinas, sin embargo tiene problemas en crear personas integrales-universales-sentimentales.

Frente al humanismo en su texto y vedadadvierte que el humanismo finge resolver los problemas que no se puede plantear, es como si la expresión humanismo fuese superior a la realidad que convoca. Así las cosas, y para no caer en idealismos, no se hablará del profesor citado por el escritorErnesto Sabato, cuando asegura que se quita el sombrero ante el maestro de la provincia que es relegado y, pese a ello, torna su enseñanza en verdadero arte, a ése lo considera un héroe. este viaje se determinará al docente que teniendo todo a su alcance se comporta como si no pudiera, se muestra ciego, desvalido e irresoluto, derretido o desprovisto de solidez y que convertido en líquido se desprende de su responsabilidad, escurriéndose por los intersticios para no asumirse; una especie de hombre sin norte, pero a quien tampoco le inquieta el sur.

dilemas del docente
Los síntomas no hablan de lo real. Todo porque nos hemos acostumbrado a ver los síntomas, a describirlos y con ello creemos estar dando cuenta de la realidad, mientras las causas se enquistan y en tormentosas marejadas van desvencijando el entorno que, en suma, es el hombre.
Nos dejamos obnubilar por el maquillaje, desconociendo que atrás de las capas de pintura se esconde la verdadera piel; hemos admitido que el cosmos se reduzca a cosmético, a peligroso camuflaje que mucho aporta a la mentira y poco hace por la solapada verdad.crítica supone una postura, en donde es requisito para el profesor cuidarse de no andar defendiendo verdades ajenas para convertirse en tribuno, es decir, continuar promulgando, repitiendo lo que otros anticiparon en sus formas de pensamiento. importante establecer desde que estado de ánimo se piensa, bien desde el pesimismo, la rabia, la zozobra o la paciencia, de tal suerte que permita entender la intensidad del lenguaje. Los humanos tenemos alteraciones sicológicas que en cierto modo modifican los pensamientos e influyen en la toma de decisiones, dilemas para cualquier profesor.


Página de inicio | Simposios: memorias | Intereses explorativos | Convocatorias | Historia | Publicaciones | Foros de Ética | Rincón del poeta | Revista Horizontes Humanos | Páginas de interés y videos | Contáctenos | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal

comprar y vendar